Día Mundial Sin Tabaco 2015

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, de las cuales más de 600,000 son fumadores pasivos.

En México, de acuerdo al Instituto Nacional de Salud Pública, consumo de tabaco ocasiona más de 60,000 muertes al año.

¿Qué órganos afecta?
Fumar afecta el organismo y genera enfermedades graves. Entre los órganos más afectados se encuentran los pulmones, bronquios, corazón, arterias, venas, cerebro, boca, laringe, esófago, riñón, páncreas, útero, mamas y el pene.

Mientras más tiempo se lleva fumando, mayor es el riesgo de padecer enfermedades graves por la nicotina y alquitrán que contiene el cigarro, entre los problemas de salud más frecuentes se encuentran:

Problemas cardiovasculares:

Coágulos sanguíneos y aneurismas en el cerebro, que pueden ser causa de accidentes cerebrovasculares

Coágulos sanguíneos en las piernas, que pueden viajar a los pulmones

Enfermedades del corazón, angina y ataques cardíacos

Hipertensión arterial

Mala circulación en las piernas

Problemas para poder mantener la erección en el pene

Otros riesgos para la salud:

Cáncer, en los pulmones, la boca, la laringe, el esófago, la vejiga, el riñón, el páncreas y en la matriz

Mala cicatrización, sobre todo después de una cirugía

Problemas pulmonares como enfisema, bronquitis crónica o asma

Disminución de la capacidad para saborear y oler

Daño a los espermatozoides, lo cual contribuye a la esterilidad

Pérdida de la vista

Enfermedades en dientes y encías

Envejecimiento prematuro de la piel

Problemas durante el embarazo, aborto espontáneo, parto prematuro, bebés con bajo peso al nacer y labio leporino

Fumador pasivo

Es la persona que no fuma, pero respira las sustancias tóxicas que salen de humo del tabaco de un fumador.

Los fumadores pasivos que aspiran el humo de cigarro durante una hora, inhalan la cantidad equivalente a 2 o 3 cigarros y no sólo eso, aspira 3 veces más nicotina y alquitrán, así como 5 veces más monóxido de carbono, que un fumador activo.

Las consecuencias a la salud para un fumador pasivo son:

A corto plazo:

Tos, problemas dentales y en encías, mareos, irritación de ojos , dolor de cabeza y de garganta.

A mediano plazo:

Hipertensión arterial, arterioesclerosis, bronquitis crónica, asma, enfisema pulmonar, infartos, infertilidad, alteraciones en el embarazo como: enfermedades genéticas, bajo peso al nacer y muerte súbita del bebé.

A largo plazo:

Cáncer pulmonar, de mama, garganta, lengua, boca, esófago y estómago, entre otros.

La nicotina es una sustancia altamente adictiva, por lo que no es fácil dejar el cigarro. Sin embargo, quien deja este hábito empieza a sentir los efectos positivos casi de inmediato, mejorando su calidad de vida.
Dejar de fumar trae muchos beneficios a la salud, como:

A corto plazo

Después de 20 minutos:

La presión arterial y el pulso vuelven a su nivel normal

La temperatura de las manos y pies regresan a su nivel normal

Después de 24 horas:

La probabilidad de sufrir un ataque cardiaco empieza a disminuir

Después de 48 horas:

Las terminaciones nerviosas comienzan a crecer nuevamente

Los olores y sabores se comienzan a distinguir mejor

A mediano plazo

De 2 semanas a 3 meses:

La circulación sanguínea mejora

La función pulmonar aumenta hasta en un 30%

Disminuyen molestias en la garganta

De 1 a 9 meses:

Se reducen padecimientos como: tos, congestión nasal, el cansancio y la disnea (dificultad para respirar)

Los pulmones se comienzan a regenerar, por lo que mejora el funcionamiento de la mucosa, la limpieza de los pulmones y se reducen las infecciones

Disminuyen las infecciones y malestares en la garganta, así como el dolor de cabeza

A largo plazo

Después de 1 año:

El riesgo de sufrir una enfermedad del corazón, se reduce a la mitad.

Después de 5 años:

La posibilidad de padecer cáncer de pulmón disminuye a la mitad

El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular es igual a la de un no fumador

El riesgo de padecer cáncer en la boca, garganta, esófago, vejiga, riñón y páncreas baja

Además, si se padece una enfermedad crónica como diabetes, asma o insuficiencia renal, dejar de fumar mejora extraordinariamente la salud

 
 
 
Última actualización:
 horas, Fuente: Instituto Mexicano del Seguro Social
02/06/2015 - 13:16