Acoso escolar (Bullying)

En México, 18 millones 782 mil alumnos de primaria y secundaria son víctimas de bullying, de acuerdo con un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
Niñas, niños y adolescentes son agresores o víctimas de acoso escolar o bullying en primarias y secundarias, que se manifiesta con agresiones psicológicas, verbales o físicas, de una persona o un grupo de personas hacia una en particular.

Identificación
Los conflictos entre niñas, niños y adolescentes se convierten en bullying, cuando:
Existe una intención de agredir a la víctima de manera constante
El agresor no presenta sentimientos de compasión por la víctima
Es evidente una desigualdad entre el agresor y la víctima, como puede ser la edad, estatura o popularidad
El agresor comúnmente justifica su agresividad, señalando diferencias que tiene que ver con cuestiones de raza, religión, género, origen geográfico, estatus económico, discapacidad, orientación sexual, así como características físicas y estéticas, entre otras
Características
Los apodos, burlas, bromas ofensivas, robos, empujones, y golpes no siempre pueden manifestar una situación de acoso escolar o bullying, a menos que…
Sean constantes y dirigidos a la misma persona
Su objetivo sea ofender, humillar y/o hacer sentir mal a una persona
Consecuencias

Las consecuencias del acoso pueden variar en cada persona, pudiendo ser más o menos graves, pero nunca deben subestimarse o no darles importancia.
La persona que sufre de constante acoso escolar o bullying, presenta:
Baja autoestima y confianza en sí mismo y en quienes lo rodean
Estrés
Aislamiento de los compañeros de clase
Falta de concentración y bajo rendimiento escolar
Miedo de asistir a clases, que se refleja en inasistencias constantes
Las consecuencias más severas que se pueden presentar, son:
Depresión
Autolesiones
Ansiedad
Ataques de pánico
Pérdida del apetito o comer en exceso
Bulimia y anorexia
Dolencias y malestares físicos provocados por el constante estrés
Ideas y/o intentos de suicidio

Recomendaciones
Si eres víctima de bullying, no tengas miedo de expresar lo que te sucede.
Platícalo con padres, maestros o autoridades escolares, su responsabilidad es favorecer un ambiente seguro y libre de agresión
Evita enojarte y caer en provocaciones, la violencia no se enfrenta con más violencia
Mantén la calma, respira y actúa con seguridad, recuerda que ser agresivo no es sinónimo de fortaleza
Si eres testigo de actos de bullying, denúncialos

Acciones contra el bullying o acoso escolar
Terminar con el acoso escolar es una tarea en la que tú puedes colaborar, poniendo en práctica lo siguiente:
No te rías de los chistes que hacen tus compañeros burlándose u ofendiendo a otros, manifiesta que hacer sentir mal a los demás no es gracioso
Trata de platicar con el agresor e intenta que se dé cuenta que lo que hace no está bien
Deja claro que cualquier tipo de violencia o agresión es inaceptable
Habla con seguridad en lo que piensas, sin tratar de enfrentar de alguna forma al agresor
Si tú eres el agresor
Si eres la persona que está molestando a los demás:
Aprende a expresar tus ideas sin ofender ni lastimar a los demás
Busca ayuda apoyándote en tus padres y maestros para identificar y canalizar la causa de tu ira
En caso necesario acude a terapia psicológica para encontrar la raíz del problema
Recuerda que tus ideas son correctas, siempre y cuando no hieran, afecten u ofendan a otras personas

 
 
 
Última actualización:
 horas, Fuente: Instituto Mexicano del Seguro Social
13/07/2015 - 13:33